Año 03 - Mes 10: Andalucía 2011

El caso es que la última semana de Septiembre me fui  de excursión por el sur  de la península, que hacía mucho que no bajaba a visitar tierras Andaluzas. Puse rumbo sur para visitar, en primer lugar, el bonito pueblo de Aracena.

Como este pueblo está en la Sierra de Aracena, no pude resistirme a dar un pequeño paseo por una de sus carreteritas que viene señalada en algunos libros como  uno de los mejores paseos en moto por la Península Ibérica.

Después de la excursión tengo que reconocer que están en lo cierto: fantásticas carreteras de curvas entre bonitos bosque y con varios pueblos con encanto. Una ruta a repetir.

Pero mi piloto me tenía guardada una sorpresa ya que como buen aficionado a la arqueología industrial que es, no podía desperdiciar la ocasión para visitar la zona de las minas de Riotinto.

La verdad es que la mina a cielo abierto es impresionante, aunque el deterioro que ocasiona a la naturaleza para aprovechar sus recursos es tremendo.

No obstante, existe un museo que visitamos y que explica cómo fue la explotación en otras épocas.

La verdad es que a mi piloto le gustó mucho la visita.

Es más, la complementó con otra visita a un ferrocarril turístico-minero….

que le resultó de lo más entretenida y educativa tanto por los paisajes “marcianos” que pudo ver…

Como por toda la maquinaria en desuso y abandonada…

Sin descartar las explicaciones sobre el Riotinto, el auténtico protagonista de la visita, con su particular agua roja y ácida única en el mundo.

Como siempre, mi piloto tubo que llegar al río y sacarse la foto de “turista total” en el mismo cauce rodeado de agua rojiza…

Y esto es todo lo que pude acercarme yo al río…. Aunque me quedó clavada la espinita de meter mis ruedas en esa agua tan particular… quizás algún día…

Después continuamos con las visitas a los preciosos pueblos blancos de Andalucía, entre los que destacaría Zahara de la Sierra que se encuentra en un precioso enclave en lo alto de una colina.
Realmente precioso.

No solo es bonito el pueblo sino que su entorno también es fantástico ya que tiene muy cerca un gran pantano…

Y, para rematar, es el comienzo de un puerto de montaña que me sorprendió gratamente por su carretera integrada perfectamente en el entorno.

Ahí está la prueba fotográfica de mi paso por el Puerto de Las Palomas. Mucho había leído sobre este puerto y tengo que reconocer que estaban en lo cierto, me encantó.

Estoy en la sierra de la Grazalema y me encantan los paisajes…

Y sus pueblos.

Hablando de pueblos blancos, pasé por Ubrique, un pueblo precioso y famoso en toda España por lo que todos sabemos…. Que si, que sabes porque es famoso UBRIQUE. Yo te ayudo: en dos palabras…

“Cuna delapiel”. Ves cómo era fácil…

Continué mi viaje compaginando carreteritas de montaña de la Sierra de Grazadema…

Pueblecitos con encanto como Arcos de la Frontera…

Calles típicamente andaluzas…

Pero, sobre todo, muchos puertos de montaña.

Finalmente llegamos a uno de los principales destinos del viaje, el pueblo de Setenil de las Bodegas.

Mi piloto lleva con ganas de visitarlo desde que vio fotos por primera vez cuando yo aún tenía un par de meses.

La verdad es que es muy original con sus casitas incrustadas en el terreno o bajo las mismas rocas.

Esa noche descansé plácidamente en el garaje del hotel mientras mi piloto se dedicó irse a visitar el pueblo de Ronda con su famosísimo puente que de noche luce más si cabe.

Por la mañana descendimos por la sierra de Ronda hasta la costa…

Para visitar el turístico pueblo de Mijas, que le trae muchos recuerdos a mi piloto porque fue el primer “pueblo turístico” que visitó cuando aún estaba en “8º de EGB” y fueron de “viaje de estudios” a Benalmádena.

Una vez saciada la nostalgia, volvimos a la superpoblada costa…

Con la idea de visitar otro pueblecito con encanto, Frigiliana.

Ya llevo un buen atracón de visititas turísticas a pueblecitos blancos… menos mal que los tramos para unirlos suelen ser preciosos, como esta excursión por la Alpujarra…

Que me llevaría a TrevElez (según los lugareños, se acentúa la “E” del medio).  Este pueblo presume de ser el más alto de España. No se si es cierto pero también presume de su buen jamón y de su hospitalidad y de eso sí que mi piloto puede dar fe.

Aún nos dio tiempo de visitar otro precioso pueblo blanco con encanto, Pampaneira, que nos pillaba de paso para el destino de hoy, la ciudad de Granada.

Acabamos de rodar bastante antes de lo habitual. Yo me quedé descansando en el garaje del hotel y mi piloto se fue a recorrer la ciudad haciendo tiempo para ver una de las mejores vistas del mundo: la Alhambra al anochecer desde el mirador de San Nicolás.

Tan bien me habló de esa vista que no pude resistirme a acercarme a primera hora del día siguiente para verla con mis propios faros. Y he aquí la foto que demuestra mi paso por Granada.

Después abandoné la ciudad de Granada para dirigirme a uno de esos lugares que tenía en mente desde hace tiempo: Sierra Nevada.

Pude comprobar que es una ciudad dedicada a los deportes de esquí en invierno y de montaña general en verano, muy similar a tantas otras que conocí en  Los Pirineos o en Los Alpes.

No obstante, a pesar de que la estación de esquí esta a 2.075 metros, la carretera continua hasta pasados los 2.500 metros…

Aunque un poco mas allá me encontré con una barrera física fácilmente franqueable, pero llevaba unida una barrera administrativa infranqueable

Una pena puesto que la carretera asfaltada continúa varios kilómetros mas hasta llegar muy cerca del Pico Veleta, a mas de 3.000 metros de altura, con lo que estaríamos hablando de la carretera asfaltada mas alta de Europa pero… ¡no podemos acceder!.

Después de la visita a Sierra Nevada, seguí mi mapa-motero que me llevó por una preciosa carretera entre olivos hasta la provincia de Córdoba…

Concretamente a un pueblecito llamado Priego de Córdoba, donde me enteré que se rodó hace años La Saeta del Ruiseñor, protagonizada por Joselito. Tienen una estatua conmemorativa y claro, mi piloto no pudo resistirse a sacarse una foto.

Pero los lugareños nos comentaron que de lo que mas orgullosos están es de esta fuente con mas de 100 caños, y no es para menos. Tanta agua es un lujo en Andalucía.

De nuevo en marcha con algún que otro castillo….

Subiendo y bajando preciosos puertos de montaña….

Y siempre entre inmensas plantaciones de olivos.

Nos acercamos a Baeza, bonito contraste después de tantos pueblos blancos como llevamos visitados hasta ahora. Paré un rato después de la visita turística para refrigerar el aceite mientras mi piloto se tomaba un refresco…

Y enseguida retomamos el camino siempre entre olivos, a veces por largas y perfectas carreteras…

Y otras veces por carreteras que me hacen gozar como maxitrail pero que a mas de una le destrozaría los rodamientos.

Hoy llegamos pronto al destino, Cazorla.  Mi piloto ya estuvo aquí con su anterior montura. Paseo por las calles del pueblo en busca de alojamiento y…

Subí por la carretera de acceso al parque hasta la misma entrada donde di la vuelta porque se me hacia tarde, no porque estuviese prohibido circular por allí… ¡ya podían aprender en Asturias!.

Al final volví al pueblo con las últimas luces del día, todo un espectáculo.

Sigo guiándome por mi mapa-motero y hago otro descubrimiento: el puerto de Tiscar.

Un bonito trazado con bastante buen asfalto por un paisaje precioso…. ¿se puede pedir mas?.

Aquí tuve otra pequeña bronca con mi piloto por lo de siempre: el quiere parar constantemente a hacer fotos y yo quiero rodar continuamente por las zonas de curvas… Menos mal que nuestras discusiones duran poco.

La verdad es que hay tiempo para todo y en este viaje me encontré con todo tipo de carreteras, desde las perfectamente asfaltadas y señalizadas…

Pasando por las de asfalto viejo y desgastado sin ningún tipo de señalización.

Hasta llegar a las auténticas y genuinas pistas del oeste americano….

Si, si, ¿o creías que te estaba engañando…?. Como quien no quiere la cosa, llegué a Fort Bravo.

Ya se, ya se… siempre salgo haciendo el indio en las fotos…

Y al final mi piloto siempre busca lo mismo en todos los pueblos… como todos.

Yo me quedé en el parking mientras Santi daba una vuelta por el pueblo y disfrutaba del espectáculo…

Que, a decir verdad, estuvo mucho mejor de lo que esperaba….

Con una mezcla de realismo, acción y humor muy, pero que muy entretenida.

Finalmente no pude resistirme a sacar una foto en las calles del pueblo, aunque me regañaron… ¡pero la foto ya estaba hecha!.

Así que me fui antes de que me castigaran.

Después de visitar el desierto de Tabernas me acerqué al Cabo de Gata, que aún no conocía.

Bonitos paisajes mediterráneos aunque no figura entre mis faros preferidos.

Para continuar viaje escogí la carretera que va de Carboneras a Águilas.

Después de un bonito tramo que había visto en infinidad de crónicas, la carretera se volvió muy adversa con infinidad de pueblos, calles, playas….

Al final opte por la autopista hasta Lorca donde hice noche después de ver los estragos que hizo el terremoto de Mayo en muchos de sus monumentos históricos.

Al día siguiente seguí rumbo noreste pasando por bonitos pueblos como Villajoyosa…

Desde donde me adentré hacia el interior abandonando la superpoblada costa…

En busca de tranquilas y reviradas carreteras….

y algún que otro pueblecito con encanto como Bocairent que visité bajo una débil y molesta lluvia.

Para terminar el día, me fui a dormir a una de esos pequeños pueblos turísticos de la costa levantina, Peñíscola.

Y ya di por finalizadas las vacaciones encaminándome de nuevo al norte sin desperdiciar cualquier visita interesante… en este caso Morella, un precioso pueblo en lo alto de la montaña.




No hay comentarios:

Publicar un comentario